Hay pocas especies en el mundo capaces de colocarnos tan alertas como los tiburones, el más temido de todos ellos es el gran tiburón blanco. Este escualo tiene la reputación de ser el “gran matador” de los mares, por ser el más bárbaro depredador, tiñendo las aguas de rojo a su paso cuando el tiburon blancohambre lo exige. Este es un ejemplar admirado por muchos, pero que nadie querría encontrarse por sorpresa, sin embargo, en muy contadas ocasiones se han registrado ataques de estos animales del océano a la especie humana, al contrario, es una de las especies de tiburones alrededor de la cual se puede bucear tranquilamente, por lo que el temor general del hombre por estos peces, es en mayor proporción consecuencia del cine y la invención popular, que basado en hechos reales. El gran tiburón blanco, es un pez cartilaginoso, que forma parte de la clase Chondrichthyes, de la subclase Elasmobranchii, del orden Lamniformes, de la familia Lamnidae y del género Carcharodon.

Nombre Científico del tiburón blanco: Carcharodon carcharías

Características físicas del tiburón blanco

El mayor depredador del océano, llega a medir de 4 a 7 metros de longitud. Sin embargo, existen casos documentados de un tiburón blanco gigante de más de 9 metros de largo capturado en el siglo XIX, en aguas del sur de Australia, y otro de algo más de 11 metros atrapado en la década de 1930 en Canadá, es tal vez el tiburón blanco más grande del mundopartas del tiburon blanco

Este pez representa 3000 kilos de fuerza salvaje al servicio de una boca, el cual se vislumbra como un animal prodigioso que estamos aprendiendo a admirar. Entre las características que lo distinguen, se encuentran:

Cabeza, boca y ojos

Tiene una forma cónica, bordeada de color blanco, y está provista de una serie de canales semicirculares, que le otorgan el sentido de equilibrio al animal.

Tiene una amplia boca, en forma de arco, la cual permanece siempre entreabierta, presta para atacar. Su boca mide en promedio 1 metro de ancho. Su boca es tan impresionante, que su mandíbula puede despegarse de su cabeza.

Sus ojos están ubicados hacia el final del hocico, siendo muy pequeños en proporción a su gran envergadura, por lo general son de color ónix y narinas

Dientes del tiburón  blanco

Está dotado de varias filas de dientes triangulares, aserrados y muy punzantes, los cuales muda varias veces en su vida.

Las aletas

Está provisto de 2 aletas pectorales y de la característica más famosa en los tiburones, su aleta dorsal con forma de triángulo. A parte, cuenta con otra aleta dorsal más pequeña detrás de la ya nombrada.

Los sentidos del Tiburón blanco

Poseen un sentido del olfato muy potente, que aunado a su dotación de receptores especializados como las ampollas de Lorenzini, con las que rastrean los campos eléctricos de cuerpos en movimiento, le hacen posible detectar a gran distancia, posibles presas para su exigente dieta.

Además, en el transcurso del nado el agua constantemente circula, al interior de la boca del tiburón blanco, saliendo por las branquias, proceso vital para esta especie, que si se detuviese el escualo se ahogaría, por carecer de opérculos para regular el paso adecuado del agua. El tiburón blanco, permanece en constante movimiento, ya que, por su anatomía, si se detuviera un momento, perecería inmediatamente, pues necesita que la constante circulación del agua por sus branquias les proporcione el oxígeno necesario para respirar.

Curiosamente y a diferencia de la mayoría de los peces, los tiburones blancos no son animales de sangre fría, son capaces de regular su temperatura y elevarla hasta los 14 ºC, cuando están en aguas muy frías. El tener la sangre relativamente caliente, es uno de los factores que ha permitido a los tiburones blancos, habitar en mares templados, con temperaturas demasiado bajas para el resto de especies de escualos. El calor de su cuerpo hace que los músculos trabajen de forma más eficiente y puedan liberar así la gran cantidad de energía que necesitan para atrapar a sus presas.

El nombre de tiburón blanco, quizás no es demasiado apropiado para este animal, si bien tienen el vientre completamente blanco, cuando asoman a la superficie todo lo que vemos es de color gris.

Hábitos alimenticios de los tiburones blancos

Son cazadores hábiles y sigilosos, lanzan el ataque desde la profundidad del océano atrapando a su objetivo entre sus fauces al llegar a la superficie. Sus dientes triangulares y cerrados, son instrumentos cortantes de precisión. Perfectos para despedazar a los mamíferos de los que se alimenta. Las focas y los leones marinos son la base de su alimentación, los cuales tienen una buena capa de grasa para conservar el calor en las frías aguas del mar. La grasa produce mucha energía para los músculos, así que es la comida ideal para los tiburones.

Los tiburones blancos, que viven junto a las costas de California, cazan elefantes marinos, además de leones marinos y tiburon blanco comiendofocas comunes. En el litoral sudafricano, cerca de Ciudad del Cabo, su objetivo son los osos marinos del cabo.

Cuando un ejemplar adulto nada cerca del lecho marino, está perfectamente camuflado, por el color de su dorso grisáceo o azulado y es muy difícil que una foca lo distinga desde arriba. Como no los ven, pero saben que pueden estar debajo de ellas, las focas se desplazan muy rápido, convirtiéndose en un objetivo fugaz y difícil de atrapar. Las crías que aún están aprendiendo a perfeccionar sus habilidades en el agua, son presas más fáciles. La leche materna de las focas es muy nutritiva, las crías crecen rápido y mientras son lactantes, el 50% de su peso está compuesto por grasa. Las focas tienen a sus crías en islas cercanas a la costa, los investigadores han observado que los tiburones blancos, se congregan junto a esas islas, en el momento en que las crías tienen que empezar a aventurarse al mar para aprender a pescar.

Los tiburones blancos, crecen entre 25 y 30 cm al año, y es un proceso para el que tienen que estar muy bien alimentados. Las pequeñas focas constituyen su banquete predilecto y accesible, ya que todavía no son nadadoras expertas, y suficientemente rápidas, no pueden aguantar mucho la respiración y la gran cantidad de grasa que tienen en el cuerpo les hace flotar y les impide sumergirse con facilidad. Tampoco tienen experiencia con los tiburones, así que aún no han aprendido a eludir sus ataques.

Con una buena porción de focas, un tiburón puede adquirir suficiente energía para una semana.

El tiburon blanco: hábitos sociales y conducta en general

Los tiburones blancos, también están marcados por las mordeduras de su propia especie, los ejemplares dominantes marcan los límites agrediendo a los que están por debajo en jerarquía, se considera que las hembras tienen cierta predominancia por sobre los machos, y en general los más grandes o los más antiguos residentes de una locación son los que comandan. Los tiburones blancos, son los lobos solitarios de la familia, pocas veces se desplazan acompañados y cuando esto ocurre, por lo general es solo con otro individuo de su especie, o con un grupo reducido. Han colonizado las aguas frías en las que abundan las focas, al alimentarse de una carne tan grasa, pueden aprovechar la energía térmica del aislante con el que las focas conservan el calor, para aumentar su propia temperatura. Se mantienen activos indiferentemente de si es de día o de noche, siempre en búsqueda de alimento, además son capaces de asomarse a la superficie por intervalos de tiempo reducidos, para vislumbrar el panorama, en búsqueda de presas.

Tienen la capacidad de recorrer grandes distancias, los investigadores han comprobado que todos los años con los cambios estacionales, los tiburones blancos californianos, se trasladan a Hawái. Un ejemplar que se marcó en Sudáfrica, apareció en la costa oeste de Australia. Los ejemplares jóvenes nadan a lo largo de la costa, en busca de peces que habitan o se alimentan en el lecho marino. Cuando crecen un poco más, pescan peces más grandes como atunes. Hasta que no alcanzan los 3 metros de longitud, no empiezan a capturar focas y leones marinos. Los investigadores que se dedican a marcarlos y a rastrearlos, han determinado que se acercan a la franja costera y a las personas con más frecuencia de la que se pensaba. El hecho de que los ataques sean tan aislados, ilustra lo poco que les interesamos como alimento.

Los adultos descansan cerca de la costa, cuando las mareas bajan y las corrientes se calman. Son especies de aguas profundas que suelen evitar los bosques de algas (bosques de kelp).

Algunos tiburones blancos, permanecen cerca de la costa durante todo el año, pero otros se alejan del litoral y pasan entre 4 y 6 meses en aguas profundas.

Enemigos habituales del tiburón blanco

El tiburón blanco no tiene grandes depredadores, por situarse en la cima de la cadena alimenticia, sin embargo, si enfrenta ciertas amenazas, entre las que se encuentran:

Las orcas

orca vs tiburon blanco

Los tiburones jóvenes suelen ser blanco de los ataques de las orcas, bien sea por competencia por alguna presa, ya que tienen similares hábitos alimenticios, o también para alimentarse de estos, aunque no es muy común este último caso.

Su peor enemigo: el hombre

Lamentablemente el ser humano, se ha constituido en una amenaza prácticamente para todas las especies, y para la vida misma, y el tiburón blanco no escapa de esta realidad, aunque no forma parte de la dieta de la gente común, es objetivo de la pesca deportiva y la captura incidental. Que sumado a su baja reproducción y su larga infancia, lo convierten en una especie vulnerable.

Canibalismo entre tiburones blancos

Pueden caer presa de otras especies de tiburones como el tiburón tigre, tiburones toro o incluso de tiburones de su misma especie, en algunos casos.

Conservación del tiburón blanco

A pesar de que resulta muy difícil determinar el número exacto de ejemplares de tiburones blancos, dada su amplio rango de distribución por todos los océanos del mundo, es considerada una especie vulnerable debido a su baja densidad poblacional. Entre los factores de riesgo a los que se enfrenta el tiburón blanco, existen:

Sobrepesca

Debido a la popularidad adquirida, ya que se han hecho multitud de documentales de tiburones blancos, este ha sido blanco en los últimos años de la pesca deportiva, sin interés económico, pero altamente perjudicial para esta especie.

conservacion del tiburon blanco

Caza indiscriminada de los tiburones blancos

Debido al temor infundado que despiertan los tiburones blancos, en los seres humanos, algunos se han dado a la tarea de “limpiar” ciertas zonas del mar de la presencia de estos fascinantes animales. Cuestión paradójica, ya que resulta mucho más probable morir de un ataque de una “inofensiva” abeja, que ser atacado por un tiburón blanco.

Ciclos de vida y reproducción

Una hembra de tiburón blanco, da a luz cada dos o tres años, lo que redunda en su escasa tasa de reproducción. Además, es una especie de lento crecimiento, alcanzando la hembra la madurez sexual a partir de los 14 años, edad a las que muchas no logran llegar, debido a las amenazas antes descritas.

En síntesis, la amenaza del ser humano, sumado a su limitado ciclo reproductivo, hacen del tiburón blanco una especie vulnerable, con baja esperanza de vida y con una densidad poblacional muy limitada.

Además, es considerada una especie insuficientemente conocida, debido a la imposibilidad de mantenerla en cautiverio en un acuario donde pueda ser estudiada y conocida a profundidad. Los hábitos de vida nómada del tiburón blanco, hacen inviable que pueda sobrevivir en un espacio reducido, por lo cual su estudio y medidas de protección deben ser obligatoriamente aplicados en libertad.

La mayoría de los países con salida al mar, no han promulgado medidas especiales de conservación para esta especie. Sin embargo, algunos como Estados Unidos, Sudáfrica y Australia, donde se encuentran de forma más abundante, si han ordenado medidas de protección hacia el tiburón blanco, en el dominio de sus costas.

Esperamos que esta especie pueda superar todas las amenazas a las que está sujeta, y pueda ser beneficiada con mayores medidas de protección en todas las costas, donde frecuenta su hábitat natural. Ya que su desaparición de los mares y océanos sería un duro golpe para la biodiversidad, y una pérdida irreparable para el patrimonio natural del planeta. Además de las implicaciones desfavorables, para mantener el perfecto equilibrio del océano.

Implicaciones del Cine

El mero hecho de que se pueda bucear tranquilamente junto a los tiburones blancos, demuestra que la propaganda contra los tiburones blancos originada en un principio por la película estadounidense Tiburón, es infundada en gran medida.

pelicula tiburonEs una película de terror, suspenso y aventuras, que asoció a estos tiburones con monstruos que horrorizaban al público. Convirtiendo la inconfundible imagen de la aleta dorsal del escualo en un símbolo de la muerte en el mar. En su momento la película y muchas fotos del tiburón blanco que demostraban su “peligro” que tuvo funestas consecuencias para los grandes blancos y muchas otras especies de tiburones, el cine hizo un daño irreparable a su reputación. Cada vez que un tiburón ataca a alguien cunde el pánico entre la población y la exagerada cobertura mediática contribuye a reforzar el antiguo estereotipo.

La caza de tiburones, se ha considerado durante mucho tiempo una forma de librarse de una plaga y una amenaza aterradora. A pesar de que han hecho multitud de documentales de tiburones blancos, mucho no saben que estos animales llevan habitando el océano desde hace 400 millones de años y merecen nuestro respeto y que nos preocupemos por conocerlos mejor.

Para sorpresa de muchos, la película tuvo también otro efecto colateral, captó la atención y fascinación de muchas personas que comenzaron a preocuparse por la situación de los océanos, lo cual es una magnífica oportunidad para que las nuevas generaciones comiencen a conocer más de cerca a los tiburones blancos.

Dado que los jóvenes están constantemente hambrientos de información. Los biólogos marinos y otros divulgadores, han instado a la gente a desterrar esta concepción del tiburón blanco como una vengativa máquina devora hombres, y empiecen a considerarlo como la antigua criatura marina, compleja e incomprendida que es.

Los grandes tiburones blancos no son asesinos indiscriminados, de hecho, no tienen ningún interés en atacar a las personas. Se cree que las veces que han mordido a la gente han sido por mera curiosidad, o por haberlos confundido con otra cosa, cuando atrapan a una persona la mayor parte de las veces, la sueltan enseguida, porque no somos lo suficientemente nutritivos para ellos. Por desgracia para las víctimas humanas que atrapan por equivocación, el primer mordisco puede ser mortal.

Cuanto más sabemos de estos escualos, más nos damos cuenta de cuan equivocados estábamos, en cuanto a nuestras suposiciones, siguen manteniendo ese halo de misterio y fascinación, pero ya tenemos claros que no son asesinos indiscriminados. No obstante, vale la pena ser cauteloso frente a cualquier tiburón.

Si te apasionan los tiburones blancos, te invitamos a conocer un poco más de ellos y cómo ayudar en su conservación, además te animamos a compartir este artículo en tus redes sociales, para que tus amigos también se hagan parte de esta misión.